Make your own free website on Tripod.com

Home

Inicio Novena | Día Primero | Petición | Oraciones Finales | Día Segundo | Día Tercero | Día Cuarto | Día Quinto | Día Sexto
Día Primero
Novena en Honor a la Inmaculada Concepción de María, N.Sra.

c_mary.jpg

Lectura del libro del Génesis  (3, 9 - 15)

Dios llamó al hombre y le dijo: "¿Dónde estás?", Este contestó: "Te oí caminar por el jardín y tuve miedo, porque estoy desnudo: por eso me escondí". Dios le replicó: "¿Quién te ha hecho ver que estabas desnudo? Acaso comiste del árbol del que te prohibí comer?" Dijo el hombre: "La mujer que me diste por compañera me dió del árbol y comí". Dios le dijo entonces a la mujer: "Por qué lo hiciste?". Contestó la mujer: "La serpiente me engañó y comí". Entonces Dios dijo a la serpiente: "Por haber hecho esto, serás maldita entre todas las bestias y entre todos los animales del campo. Caminarás sobre tu vientre y comerás polvo todos los días de tu vida. Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu linaJe y su linaJe: él aplastará tu cabeza, mientras tu le atacarás el talón".
 
PALABRA DE DIOS.
¡TE ALABAMOS SEÑOR!
 
 
 
 
 
 
 
Canción

Ave sois Eva trocada
Sin el "ay" de aquella pena.
Cómo os dirá gracia plena
quién os busca maculada? Si lo dice la embaJada
del ministro celestial:
 
   V/.  SOIS CONCEBIDA MARíA,
R/. SIN PECADO ORIGINAL.

Consideración
 
Consideremos como Eva fue desobediente. Por su desobediencia fue causa de muerte para si' misma y para toda la raza humana. Al contrario, María Santísima, por su obediencia a la Palabra de Dios, se convirtió en causa de salvación para si como para todo el género humano. Sucedió, pues, que el nudo de la desobediencia de Eva fue desatado por la obediencia de María. Porque lo que Eva había fuertemente ligado con su Incredulidad, la Virgen María la libertó por su fe.
 
Procuremos imitar la fe y la obediencia de la Santísima Virgen María, para que, como Ella, seamos colaboradores en la obra salvadora de Jesucristo.



 
Oración del día primero

Señor Jesucristo, por el amor que tienes a María Santísima, aurora hermosa que puso término a nuestras desgracias y dio principio a nuestra salvación con su Concepción Inmaculada, te suplicamos que apartes de nosotros las tinieblas de la culpa y seamos digna morada del Espíritu Santo. Tu que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMEN.

La jaculatoria de este día será:

¡Virgen fiel, ruega por nosotros!

(Aquí se reza la oración final para todos los días)