Make your own free website on Tripod.com

Home

Inicio Novena | Día Primero | Petición | Oraciones Finales | Día Segundo | Día Tercero | Día Cuarto | Día Quinto | Día Sexto
Día Tercero
Novena en Honor a la Inmaculada Concepción de María, N.Sra.

c_mary.jpg

Lectura bíblica (Lc. 1,26-38)

Dios envió al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José. de la familia de David: el nombre de la Virgen era María. El ángel le dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está Contigo". Ella se turbó y pensaba qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: "No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. Vas a concebir en tu seno y vas a dar a luz un hijo al que pondrás el nombre de Jesús. El será grande y con razón lo llamarán Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su antepasado. Reinará sobre la casa de Jacob por siempre y su reino no tendrá fin'.  María entonces dijo al ángel: "¿Cómo podré ser madre si no tengo relación con ningún hombre"? Contestó el ángel: "El Espíritu Santo descenderá sobre Ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso tu hijo será Santo y con razón lo llamarán hijo de Dios". María dijo entonces: "Yo soy la esclava del Señor. Hágase en Mi, según tu palabra. PALABRA DE DIOS.

 

 

 


 

Canción

 

Como la culpa traidora

al sol no pudo mirar,

tampoco pudo aguantar

que amaneciese la aurora, pues huye de Vos, Señora,

este nocturno animal.

 

V/. SOIS CONCEBIDA MARÍA

R/. SIN PECADO ORIGINAL.

Consideración

Consideremos como María Santísima no fue un instrumento puramente pasivo en las manos de Dios, sino que cooperó a la salvación de los hombres con fe y obediencia libres. Ella, enriquecida desde el primer instante de su concepción con una Santidad en extremo singular, al aceptar el mensaje divino se convirtió en Madre de Jesús, y al abrazar de todo corazón, sin entorpecimiento de pecado alguno la voluntad salvífica de Dios, se consagró totalmente como esclava del Señor a la persona y a la obra de su Hijo, sirviendo con diligencia al misterio de la Redención con El y bajo El, con la gracia de Dios omnipotente. Por esto la Iglesia llama a la Madre de Dios "totalmente santa e Inmune de toda mancha de pecado, como plasmada y hecha una nueva criatura por el Espíritu Santo".

Procuremos quitar de nuestra vida todo obstáculo, todo pecado que nos impida llegar a Jesucristo haciendo una buena confesión.

(Aquí se reza o canta la petición y las tres Ave María)

Oración del día tercero

Señor Jesucristo, que no tienes nada en común con las tinieblas del pecado y que has querido que tu Santa Madre, la Virgen María, fuera limpia y pura desde el primer instante de su ser natural, te suplicamos humildemente que nos libres de todo mal y no nos dejes caer en la tentación. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMEN.

La jaculatoria da este día será:

¡Madre Santísima, Ruega por nosotros!

(Aquí se reza la Oración Final)